Cómo eliminar el plástico de nuestras cocinas

Si te fijas bien en todo lo que hay en tu cocina, seguramente observarás que existe una cantidad desmesurada de plástico, sobre todo de plástico de un solo uso (el más dañino). Son objetos que acaban por llegar a los océanos y, por lo tanto, también a los animales que los habitan en forma de microplásticos.



Por ello, en Brushboo, os daremos algunos consejos para reducir la cantidad de plástico que se encuentra en nuestras cocinas y usar alternativas mucho más ecológicas y eficientes.

 

¿Cómo empezar a eliminar el plástico?

Esto, a priori, puede parecer una tarea casi imposible, pero existen muchas prácticas que se pueden ir aplicando poco a poco y que en un principio no lo tenemos en cuenta.

  • Comprar la verdura y la fruta en mercados locales en vez de en grandes superficies. Los alimentos no suelen estar envasados en plástico y puedes guardarlos en tu propia bolsa ecológica.

  • Ligado a lo anterior, llevar siempre tu propia bolsa de algodón cuando vayas a comprar y decir siempre que no a la bolsa de plástico que te ofrecen. Al final se van acumulando en tu cocina y es un derroche de plástico innecesario.
  • A ser posible, que la mayoría de productos que vengan envasados sean en vidrio o cartón, son mucho más fáciles de reciclar y se pueden reutilizar de una mejor manera.

Deshacerse del plástico dentro de la cocina

Es cierto que una parte del plástico la traemos a casa en forma de envases para los alimentos o comprando ciertos utensilios que se componen de plástico en gran medida. 

Aquí van algunos consejos para poder deshacerse de ese plástico que se usa constantemente en la cocina y que parece que no hay más remedio que utilizarlo.

  • Cambia la vajilla de plástico por unos platos y cubiertos de bambú. Son mucho más resistentes, ligeros y, lo más importante, son completamente biodegradables.


  • Usar tuppers de cristal. Son ideales para guardar todo tipo de comida o líquidos y se pueden guardar perfectamente en la nevera o el congelador.
  • Intentar eliminar por completo las pajitas de plástico. Solo se pueden usar una vez cada una y tardan aproximadamente 800 años en biodegradarse. Las mejores opciones son, sin duda, las pajitas de trigo y las pajitas de bambú, ambas son completamente biodegradables y 100% orgánicas.
  • Probar a cambiar el film transparente por el papel reutilizable de cera de abeja. Es tan moldeable como el film, mucho más resistente y, además, se puede lavar después de su uso para volver a reutilizarlo con otros alimentos.
  • Eliminar lo máximo posible las botellas de plástico y sustituirlas por termos de acero inoxidable. Conservan mucho mejor tanto el frío como el calor, son más resistentes, se pueden lavar y utilizar para cualquier tipo de líquido y son 100% libres de BPA (producto químico con el que se encuentra en la mayoría de recipientes).
  • Usar instrumentos de limpieza biodegradables. Los estropajos de cobre son ideales para eliminar la suciedad de las sartenes u ollas sin dañarlas y, los estropajos de coco, son perfectos para fregar los platos gracias a sus propiedades antibacterianas naturales.

Reducir la cantidad de plástico es una práctica que, poco a poco, todos debemos ir haciendo. Nuestro hogar se encontrará más limpio y despejado, además de que el medio ambiente nos lo agradecerá.


¡A por ello!

Leave a comment

All comments are moderated before being published