Comienza el nuevo año cuidando nuestro planeta - Productos Ecológicos

🚨 ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 30€ 🚨

Comienza el nuevo año cuidando nuestro planeta

Pequeños gestos suman y, en algo tan importante como es la protección del medio ambiente, cada uno de ellos es vital. Comienza un nuevo año, es momento de buenos deseos y de propósitos por cumplir en los siguientes doce meses. Qué mejor que encabezar la lista con la firme voluntad de contribuir al cuidado del planeta.

Basta con cambiar algunos hábitos cotidianos y poner un poco de empeño. Es así de sencillo. Y es también imprescindible porque esos gestos son parte del legado que dejaremos a generaciones futuras. Entonces, ¿por qué no hacer una pequeña lista de buenos propósitos para cuidar el planeta?

1. ¡Adiós plástico!

La batalla contra el uso de esos plásticos que tanto daño hacen al medio ambiente empieza en casa. Acciones tan sencillas como usar cepillos de dientes de bambú en nuestra higiene personal tiene mucha más repercusión de la que a veces podamos imaginar. Para hacerse una idea, solo en España se fabrican al año 160 millones de cepillos, la inmensa mayoría de plástico, y muchos acaban en el fondo marino.

En la higiene personal o en el día a día, sustituir los objetos de plástico por otros de materiales naturales y reutilizables no es en absoluto complicado. Solo rechazando esos envases que nos rodean ya estaremos contribuyendo en buena medida al cuidado del planeta.

2. Productos de higiene y limpieza naturales ¡siempre!

Los usamos continuamente, pero no siempre nos damos cuenta de la amenaza que ciertos productos suponen para nuestro entorno. Pastas de dientes con microplásticos, productos de cosmética e higiene personal con agentes bactericidas tóxicos para la flora y la fauna o sustancias químicas de todo tipo. Cada uno de ellos es un ataque frontal para el medio ambiente.

Un buen propósito para el año nuevo es leer bien los ingredientes de esos productos que usamos a diario, desde sean pasta de dientes a cremas faciales, y optar por aquellos de origen natural. El beneficio es doble: por un lado, respetan el entorno y, por otro, son menos agresivos para el organismo. 

Y exactamente lo mismo podemos aplicar a esos otros productos para el hogar. Volver a esos jabones caseros que servían para todo, al vinagre o al bicarbonato para desinfectar es un gesto que también suma en ese esfuerzo por proteger el planeta.

3. Mucho más que un pequeño gesto

Todos lo hemos hecho en alguna ocasión: cepillarnos los dientes y dejar el grifo abierto o dar todas las luces que encontramos a nuestro paso para solo cruzar un pasillo. Cuando se tornan costumbres, lo que se está haciendo es malgastar un bien escaso como es el agua o consumir energía sin sentido alguno.

Otro buen propósito es ser muy conscientes de las consecuencias ambientales de esas malas costumbres para ponerles fin definitivamente. No cuesta nada hacerlo, pero si eres de los más despistados, opta por una solución más radical: pon en casa grifos y luces con detector de movimiento.

4. Recicla y reutiliza

Erradicar esa mentalidad de “usar y tirar” es complicado, pero es fundamental intentarlo. Solo hay que pararse a pensar un poco para darse cuenta de que muchos de esos objetos y enseres que tiramos a la basura pueden tener una segunda vida. Y, sino es posible, al menos, debemos esforzarnos en reciclar, porque hoy en día casi todo es reciclable de un modo u otro.

5. Predicar con el ejemplo

Si asumes e interiorizas esos pequeños gestos, serás capaz de transmitirlos a tus hijos y a aquellos que te rodean con naturalidad. Convertirse en ejemplo es la mejor forma de enseñar que el cuidado de nuestro planeta es tarea de todos y que cada acción, por pequeña que sea, es importante.

En Brushboo te ayudamos a que puedas cumplir con esos buenos propósitos para el nuevo año. Nuestros productos están elaborados con criterios de sostenibilidad, empleando materias primas naturales y embalajes libres de plásticos. Porque tu esfuerzo por proteger el medio ambiente es también el nuestro.

¡NO LOS DEJES ESCAPAR!

«Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo»

Galeano