Somos #crueltyfree. ¡No testamos en animales!

Desde hace algunos años, la experimentación con animales en España está prohibida. Sin embargo, esta ley presenta algunas excepciones y la realidad es que, a día de hoy, se siguen comercializando muchos productos que sí han sido probados en animales. 

Seguro que has visto miles de imágenes de laboratorios testando productos —ya sean de cosmética o medicamentos— en animales que son cruelmente tratados durante toda su vida. Las últimas, un caso destapado por la ONG Cruelty Free International en Madrid donde se ha descubierto que se testaban en animales determinados fármacos. 

Existen algunos productos que tienen que ser testados antes de salir al mercado, ya que al estar relacionados con la salud, se debe estar seguro de que no van a dañar a las personas que los utilicen. 

La práctica de experimentar con animales se empezó a realizar desde comienzos del siglo XX, cuando una mujer quedó ciega tras utilizar una máscara de pestañas, lo que motivó a la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos a aprobar la Ley Federal de Alimentos y Medicamentos Cosméticos en 1938.

Sin embargo, la realidad es que no tiene sentido experimentar con animales, pues sus resultados no son aplicables a los seres humanos. Y que hoy en día, gracias a los avances en la ciencia hay métodos que se han demostrado más efectivos, como pruebas sofisticadas que usan células y tejidos humanos, técnicas avanzadas de modelado informático y estudios con voluntarios humanos. 

Al conocer esta información, seguro que te preguntas... ¿Por qué se sigue experimentando con animales si se ha demostrado que no es efectivo? «Los científicos experimentan con animales porque es lo que han hecho siempre» es la opinión de Jane Goodall, primatóloga que proclama la necesidad de conservar el medio ambiente y pelear por los derechos de los animales.

En 2020, la experimentación en animales con fines científicos se había reducido en España a casi la mitad en los últimos 10 años. Esta disminución esta motivada principalmente por motivos como la directiva que obliga al fomento de las 3R, es decir, a reemplazar animales por otras técnicas siempre que sea posible, a reducir al mínimo su uso en los laboratorios y experimentos y refinar los métodos empleados en la investigación. 

Alternativos bio a productos diarios. Cosmética cruelty free. 100 % vegano. Lush.

Si bien estos datos son positivos, con las recientes imágenes sacadas a la luz en nuestro país, queda claro que aún hay mucho trabajo por hacer. 

Desde BRUSHBOO queremos recalcar la importancia que tiene para nosotros asegurar que los productos no tengan ningún tipo de crueldad animal a sus espaldas. Desde nuestra gama de cosmética sólida, compuesta por los jabones y champús hasta los cubiertos o las pajitas de bambú son veganos y están producidos de manera cruelty free. 

Porque la mejor forma de conservar la naturaleza y a todos los seres vivos es cuidando de ellos. 

 

Experimentación animal. Cruelty free. Brushboo es tu mejor alternativa de productos del día a día. 

Leave a comment

All comments are moderated before being published

«Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo»

Galeano